Inquilinos conflictivos, ¿como identificarlos?

La capacidad de reconocer a inquilinos conflictivos o abusivos, te ayudará a evitarlos, cuando hablamos de buscar un inquilino ideal no hay mejor herramienta que lograr reconocer ciertas características que nos ayuden a analizar si realmente está dentro del perfil de inquilino deseado.

Según nuestra experiencia e investigación hemos sacado 5 características muy comunes en “posibles inquilinos” que son señales de alerta.

1.      Hacen esperar al agente y arrendante, no piden mayores disculpas: Tenemos claro que ¿A quién no le ha agarrado tarde? Sin embargo el tipo de personas que hacen esperar a la gente y no muestran preocupación ni disculpas son personas que solamente piensan en sí mismas. Este tipo de personas suelen ser perfiles problemáticos, ya que suelen ser personas irresponsables en todos los sentidos, lo que nos hace suponer que hasta el tema de pagos será así.

2.      Dan ordenes de manera déspota y autoritaria: Este tipo de inquilinos son lo que se basan en el dicho “el cliente siempre tiene la razón” de una manera excesiva y en algunas ocasiones hasta abusiva para el arrendatario ya que el sentido de justicia esta equilibrado solo hacia el lado del inquilino.

3.      Siempre están criticando: Este tipo de perfil de inquilino suele ser molesto, ya que suelen ser inquilinos que constantemente se van a estar quejando por cualquier motivo sin importar quién sea el culpable. Un buen ejemplo es cuando se muestra la propiedad piden hacer muchos cambios que no son necesarios.

4.      Siempre andan a la defensiva: Son personas que necesitan el control, perfiles con los que se hace muy difícil negociar, ya que al andar no ven la negociación como un medio de salida, si no, más bien como una pérdida del control por su parte.

5.      Los inquilinos conflictivos siempre creen tener la razón: siempre culpan a los demás; sin reflexionar, menos aún asumir, su responsabilidad. Este tipo de perfil de inquilino es muy peligroso ya que son personas que suelen ser injustas y quienes al no querer asumir los daños ocasionados por ellos producen desgaste económico y mental en el arrendatario.